Comunicado #3

9.01.2014 .
La Habana, Cuba

Descargar PDF

«En estos días he tenido que responder a las mismas preguntas una y otra vez. Al principio era para mí un ejercicio contra la amnesia porque en Cuba hemos aprendido muy bien a olvidar, por interés o por dolor. Hoy esas preguntas que se centran sobre los acontecimientos específicos por los cuales estoy pasando no me parecen ya pertinentes porque la curiosidad no puede sustituir el mensaje que la Plataforma #YoTambienExijo ha planteado. Lo que me ha sucedido no es un caso aislado ni único, es el modus operandi de un gobierno con miedo.

«Muchos me han preguntado si creo que ha sido un fracaso el no haber podido hablar en La Plaza y hacer el performance como lo tenía pensado. Pero que el director de PS1 MoMA (que es especialista en performance) estuviera allí esperando y sintiera tanto miedo que cambió su pasaje para irse ese mismo día en vez de quedarse para las fiestas como había planificado; que lo sucedido fuera tan extremo que hoy sé muy bien quién es quién, todas las caretas se han quitado y todas las conductas ambiguas de algunos intelectuales para complacer tanto a la oficialidad como a los extranjeros que vienen buscando un disentir exótico han tenido que definirse; que en La Plaza se quedaran con las ganas de dar golpes los agentes de la seguridad del estado vestidos de civil porque los activistas que estuvieron allí se comportaron con una disciplina que decía mucho más que mil palabras; que estuvieran la cantidad de personas que fueron porque la idea no era llenar La Plaza la idea era estar allí, la idea era no tener miedo, todo esto hizo que fuera un mejor performance. Como artista estoy satisfecha porque la obra hizo ver lo que se ha tratado de ocultar, que el gobierno no está preparado para lo que no puede controlar.

«Me gustaría hoy, cuando el Sexto está todavía preso por querer hacer una obra; cuando han expulsado a Boris González Arenas de su centro de trabajo por sus escritos que se traducen en ´falta de confiabilidad´; cuando a Hamlet Lavastida le invalidaron hace unos meses su pasaporte cubano, el único que tiene, por haber hecho un comentario respetuoso pero cuestionador en un blog; cuando tanta gente me escribe para contarme las cosas que le han pasado a ellos y a su familia quiero invitarlos a hacer una lista documentada y demostrable de las consecuencias que han recibido por alguna vez haber querido decir o hacer algo que reflejaba lo que pensaban pero que no era lo que quería oír el gobierno y fueron ´castigados´. La idea es que nunca más el cubano tenga miedo a pensar.

«Muchos me han preguntado, especialmente los agentes de la Seguridad del Estado, que quién es la plataforma, hoy voy finalmente responderles a esa pregunta: Fuenteovejuna, señor.»

Tania Bruguera

Vocera Plataforma #YoTambienExijo

La Habana, 9 de enero 2015

Sitemap