Español
/
Dolores 
29.03.2010 

 

De: Dolores "Phrónesis. Tania Bruguera: Sobre la prudencia y la sensatez", Blog Feminismos e outras historias. 29 de marzo, 2010.

 

Descargar PDF

 

Sobre la prudencia y la sensatez .

 

En la Galería Juana de Aizpuru se expone desde el 24 de febrero una selección de obra reciente de Tania Bruguera (1968, La Habana) la artista cubana más internacional, mediática y contundente de nuestros días. Además de Plusvalía (2009), el letrero de forja robado de un campo de concentración en el que se lee “Arbeit macht frei” (el trabajo os hará libres) que se pudo ver en ARCOmadrid, una de las salas acoge Phrónesis (2010), proyecto que consiste en una serie de acciones programadas a lo largo de todo mes de marzo en museos e instituciones culturales sin el consentimiento de las correspondientes autoridades. La performance es el medio habitual de Tania Bruguera, normalmente los contenidos de sus intervenciones se distinguen y no se olvidan por su marcado posicionamiento político y el movimiento de entrañas que provocan. Phrónesis, como su propio título sugiere, se encuentra lejos de las polémicas que han desatado sus intervenciones en la Universidad Nacional de Colombia o en la Bienal de Venecia y está libre de revulsivo formal alguno.

 

La novedad de la pieza que presenta en la galería Juana de Aizpuru es que la performance pasa totalmente desapercibida cuando se está ejecutando. Las personas que se encuentran en el lugar en el que se desarrolla la acción, no están predispuestas a vivenciarla como obra de arte, en ese instante son sólo ciudadanos y ciudadanas que transitan por lugares prestigiosos sacralizados para el arte, mientras que el público real de la pieza se encuentra en otro momento y en otro lugar.

 

Las fotografías documentales se envían a la galería una vez terminada la acción. Es en este espacio en donde como espectadores podemos constatar que la obra está jugando desde la cautela con cuestiones capitales en el trabajo de Bruguera: problematiza sobre la noción de autoría, se detiene en las inapreciables relaciones de poder y sometimiento y cuestiona la propia noción de arte. La obra ha ido ocupando las paredes de la galería a medida que transcurre el mes: a principios de marzo, una fotografía inmortalizaba la huella de su lengua en una pared del MNCACRS; semanas después trató de robarle el teléfono móvil al director del FRAC y así continúa ilustrando su agenda hasta el 29 de marzo, fecha en la que junto con las acciones, concluirá la exposición.

 

Subo este video porque deja muy claro el posicionamiento de la artista aunque en el se hable de otra de sus obras.