Español
/
Élisabeth Lebovici  
10.09.2010  

 

From: Lebovici,Élisabeth. "Faire, se faire et se défaire. Brava Tania Bruguera...," Le Beau Vice, (illust.)

http://le-beau-vice.blogspot.com/2010/09/faire-se-faire-et-se-defaire-brava.html

 

Descargar PDF

 

Para hacerte a ti mismo, deshazte a ti mismo. 

La valiente Tania Bruguera...

 

El sótano, con frecuencia una especie de tierra de nadie en el Centro Pompidou, se ha convertido en un alegre burdel; bueno, no tanto.  El «FORUM -1», se desborda con materiales de exhibición audiovisual, dispuestos en orden sobre estantes de metal o simplemente puestos sobre un pallets, como es el caso de una enorme pantalla plana. Hoy parece una manifestación aquel inventario de una vieja tienda de televisores, en cuyas vidrieras los transeúntes miraban las imágenes de las pantallas.  En realidad, en esta gran sala no se intenta relatar el génesis. En el «estudio», como en las obras colectivas, los artistas asumen diferentes frentes: uno la decoración, el otro la cinematografía y la producción de TV, etc.

 

Lo que se muestra en este almacén es la tienda, es decir, la capacidad de reproducción. Sin vidrieras. Sin adornos.

 

Es por eso que la artista dice que no se trata de una exhibición, al menos no como las demás, y define su proyecto «IP Détournement» (IP son las siglas de propiedad intelectual en inglés), como una «reevaluación de las bases de la Nueva Colección de Medios del Museo Nacional de Arte Moderno, de las formas de trasmisión, recepción y apropiación de la obra».


Lo que sucede es lo siguiente: se hacen copias de videos y DVD de los artistas que vemos en los monitores (con los respectivos consentimientos) y luego, se venden fuera del Centro a 1 euro cada una. Cada día se ofrecen CD en estuches plásticos.  Cuando llegamos, lo primero que vemos son casillas con nombres que sorprenden a los que desconocen lo que sucede: Akram Zaatari, Tom Kalin, Yto Barrada, Peggy Awesh…


Los artistas que hicieron estos materiales cedieron sus derechos durante una semana, por lo general derechos relacionados con sus funciones como autores. El museo hizo lo mismo ya que estos son títulos de su colección audiovisual (de los cuales una gran parte Christina Van Assche es también autora) que se han obtenido mediante el servicio Rendez-vous du Forum con el apoyo del centro cultural del museo que invitó a la artista.  También hay un pequeño equipo que se encarga de todo en el Foro y acompaña a Tania en la Escuela de Bellas Artes de París.

 

También allí se encuentran los nombres de los que respondieron a la petición de Tania Bruguera y sus compinches temporales, plasmados en las tantas cartas expuestas una a continuación de otra, siempre en el sótano del Centro.     Algunos mensajes están llenos de entusiasmo: «¡Dale!» Otros analizan con más detalle el compromiso que implica el hecho de que sus obras, que han sido compradas por la institución, sean reproducidas a gran escala por un precio mínimo. Otros, como Thomas Hirschhorn son estupendos. Todos los que no dijeron que sí también están presentes. En este caso, sus identidades no se revelan.

 

 

 

 

Traducido al español por Ernesto Alvarez Valdivia