Español
/
Ian Bourland 
15.03.2010 

 

From: Bourland, Ian. "PICKS; Critic's Picks: Tania Bruguera." Artforum International Magazine, New York, United States (illust.)

 

Descargar PDF

 

Tania Bruguera

 

Tania Bruguera es un nombre conocido para cualquier persona al tanto del circuito internacional de bienales. Menos conocidas son sus instalaciones, por lo general transitorias, concebidas en y para entornos específicos. Como ganadora del Primer Premio de Exhibición de Neuberger, Bruguera es en estos momentos, el centro de una muestra individual que por primera vez reúne más de una década de su obra.


"Sobre el Imaginario Político" no es simplemente un ensayo; además, el carácter abiertamente comprometido de sus proyectos se intensifica, y no se “pierde en la traducción”. Si bien "Displacement, 1998-99 o "Untitled (Moscú)/Trust Workshop 2007” son performances que implican a muchos afiliados extranjeros y no se benefician de la participación de cubanos o rusos (entre quienes fueron concebidos), son obras que cobran nueva vida cuando son insertadas aquí en un diálogo con otras obras y con el propio museo, y de esta manera crean una yuxtaposición con una figura Kongo del Museo de Brooklyn y un vínculo entre la obra de Moscú con otra galería.


La vitalidad de estas obras también debe mucho a la presencia de performers en vivo que habitan las instalaciones; su presencia es, de pronto, sutil pero esencial para el éxito de un proceso interactivo de exhibición y espectáculo.   Hay un leitmotiv que fluye por las instalaciones, pero las obras no se perciben como didácticas: en lugar de presentar ideas que se ingieren al por mayor, se anima a los participantes a elegir y sacar conclusiones propias, a representar esos impulsos democráticos que discurren por la obra. Aunque es fácil dudar del potencial social del arte contemporáneo (racionalidad, performance, "política"), el equilibrio de Bruguera entre erudición y visceralidad puede que lo convierta a usted en un seguidor de la causa.

 

 

 

 

Traducido al español por Ernesto Alvarez Valdivia