Español
/
Eleanor Heartney 
Marzo de 2002 

 

From: Heartney, Eleanor. “Tania Bruguera at LiebmanMagnan,” Art in America, March, New York, United States, 2002 (illust.) pp. 131 - 132.

 

 

Descargar PDF

 

Tania Bruguera en LiebmanMagnan

Eleanor Heartney

 

Para los neoyorquinos que no han alcanzado a ver la obra de Tania Bruguera en el extranjero, esta exhibición ofrece una primera oportunidad de ver una instalación de esta conocida joven artista cubana. La obra fue concebida como respuesta al poema "La Isla en Peso" de su compatriota Virgilio Piñera. El poema es un largo y fragmentado recuento de un día en la vida de la Cuba de los 40. Está lleno de metáforas de erotismo y fecundidad, aunque mezcladas con cierto sentido de angustia y enajenación. Su lenguaje e imaginario apelan deliberadamente a todos los sentidos: Piñera evoca el olor a fruta madura y a perfume floral, el hipnótico ritmo de cuerpos danzantes, el lamer de las olas, la furia de la lluvia fría, el dulce sabor de la fruta tropical reventando dentro de la boca.


La instalación, no obstante, reprime deliberadamente tal sensualidad. De hecho, a excepción de los perturbadores chillidos de animal que reciben a los visitantes cuando pasan por el oscuro pasillo que conduce a la parte principal de la instalación, la obra parece un ejercicio de privación sensorial. El pasillo se abre hacia una sala únicamente iluminada por el brillo de ocho monitores de video que muestran imágenes de la cara de una mujer representando diferentes rituales de autocontención o castigo. En un video, levanta su cabeza tirando ella misma de su cabello, en otro extiende sus labios para abrirlos y crear una gesto grotesco, en otro sus manos cubren su cara. Los gestos se ralentizaban a ritmo glacial y ocasionalmente son interrumpidos por breves trozos del poema de Piñera.  El enfoque fijo de la cámara sobre la cara, el fondo oscuro y la ausencia de color anulan todo sentido de ubicación. Al refrenar el estímulo sensorial, Bruguera (que es la actriz que aparece en el video) crea una poderosa sensación de opresión, sofocación y encierro.

 

Bruguera es una artista del performance que cita como fuentes de inspiración a artistas como Ana Mendieta y Marina Abramovich . Usa los cuerpos como instrumentos para explorar restricciones sociales, políticas y religiosas. En la más reciente bienal de La Habana, exhibió una obra que combinaba fragmentos de viejos noticiarios donde aparecía Fidel Castro con un performance de hombres desnudos representando movimientos repetitivos en una antigua prisión militar. Después de un día, cerraron el lugar.


La yuxtaposición del lenguaje sensual de Piñera y la austeridad visual de la instalación subraya la noción del cuerpo como enclave político. En el mundo de Bruguera, conceptos como libertad, independencia y autodeterminación, no son ideales abstractos, sino logros que inscriben sus efectos sobre nuestras formas físicas.

 

 

 

 

Traducido al español por Ernesto Alvarez Valdivia