Español
/
con Marco Werman y Joyce Hackel  
06/03/2015  

 

De: PRI, Public Radio International: pri.org [acceso del 17 de diciembre de 2015]

 

Descargar PDF

 

 

 

A pesar del deshielo de las relaciones entre EEUU y Cuba, una artista cubana dice que se le ha "silenciado para dar una lección"

con Marco Werman y Joyce Hackel


Esta noticia está basada en una entrevista de radio. Escuche toda la entrevista


Acceso al AUDIO


No todos los artistas cubanos se benefician del brillo de la 12ma Bienal de La Habana, un gran espectáculo del arte internacional de un mes de duración que exhibe colosales esculturas e instalaciones en exteriores e incluso una pista de hielo en el Malecón de La Habana.


La voz más prominente que ha sido prohibida en estas festividades es la cubana Tania Bruguera, quien comparte su tiempo entre La Habana y Nueva York.   


El sábado, Bruguera intentó asistir a la inauguración de la muestra en el Museo Nacional de Bellas Artes, pero los funcionarios cubanos no se lo permitieron.  


Luego, el domingo, tras una sesión de lectura de "Los orígenes del totalitarismo" de Hannah Arendt, las autoridades cubanas se la llevaron apresuradamente y la retuvieron durante horas. Bruguera dice que las autoridades cubanas no advirtieron la ironía de llevar a cabo un arresto por causa de un libro sobre totalitarismo.


"Está tan desesperados y tienen tanto miedo que no advirtieron la implicación simbólica de su proceder", dijo.


Desde diciembre pasado, cuando fue arrestada por intentar escenificar un performance a micrófono abierto en la Plaza de la Revolución de La Habana, Bruguera ha sido una espina en el costado de los funcionarios cubanos. Tras el incidente, las autoridades confiscaron su pasaporte bajo cargos de perturbar el orden público y desde entonces no se le ha permitido salir de La Habana.  


Bruguera dice que cuando fue arrestada el domingo, las autoridades se la llevaron "a dar un paseo" y le advirtieron que no intentara instigar manifestaciones ni marchas.  Aún no está clara la razón por la cual las autoridades cubanas interpretaron la lectura de un libro como un intento de mitin.


"Tienen mucho miedo de que la gente tome las calles", dijo Bruguera. "Cualquiera que vaya a intentar hacer algo como eso será completamente silenciado para dar una lección al resto de la gente. Creo que eso es lo que quieren hacer conmigo ahora: dar una lección."


A Bruguera le preocupa que cuando se le devuelva el pasaporte y salga de Cuba, no le permitan entrar al país otra vez.


"En dos ocasiones intentaron devolvérmelo a cambio de no regresar nunca más al país, lo cual rechacé", dijo. "Es una estrategia muy inteligente ya que así ellos pueden controlar lo que hago."


Según Bruguera, los artistas cubanos que deciden criticar su gobierno corren un riesgo muy alto.

 

"Tras las cortinas, tienen lugar muchas negociaciones para mantener a los artistas en silencio", anota. "La ilusión fue pensar que íbamos a tener libertad para expresar lo que pensamos sin que el gobierno tomara represalias."

 

 

 

Traducido al español por Ernesto Alvarez Valdivia